DOS VELAS

El invierno se marcharía pronto, esta vez había pasado inadvertido, apenas unas frías ventoleras alocadas, y la humedad compañera de la noche. Dentro de casa, con la chimenea rugiendo se estaba tan bien que el invierno parecía todavía más primavera. Y la primavera ya pedía lo suyo con esas flores multicolores que engalanaban prados, macetas y jardines. La huerta luchaba por crecer casi sin agua.

Dos velas encendidas sobre la mesa narraban la historia de un par de almas gemelas que brillaban con la misma intensidad y que por ello se habían encontrado y reposaban complacientes sobre el mantel, sobre la mesa.

Una llama miraba a la otra y ambas se afanaban en ofrecer luz y más luz, al fin y al cabo, eses era su cometido en la vida. También podrían ser partidas y sus pedazos ser utilizados para encender una hoguera, quizás, pero entonces ya no serían lo que tenían que ser, dos llamas que iluminan cuando todo está oscuro.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s